martes, 11 de julio de 2017

Abandone toda esperanza quien entre aquí

Ese era el "slogan" o frase motivacional de nuestra  gerencia de desarrollo en INSISTO.

Como podrán apreciar, mi gerencia tenía fama de ser áspera, directa, dura, elitista y dictatorial. No apta para pusilánimes. La gerencia "Hitler" le decían. De hecho, cuando alguien se quejaba de sus condiciones de trabajo o de sus tareas, era enviado a pasar unos meses bajo mi tutela en la gerencia de desarrollos, para que la víctima persona supiera cuan feliz y fácil era su vida y no lo sabía.

Eran tiempos mas honestos.


Nos decíamos las cosas con claridad y directamente. Sin pelos en la lengua, sin adornos. En fin, sin mucho cuidado de los modos y con énfasis en el fondo, en el qué y en el porqué de las cosas. Como adultos, como hombres y seres humanos inteligentes.

No era preocupación ni prioridad la felicidad, la paz y el amor. La productividad, el ingenio, la inteligencia, la eficacia y la eficiencia eran nuestras prioridades. Todo se cuestionaba hasta que se llegaba a una decisión final, esta última a cargo de un responsable establecido. Las reglas eran claras.

Cada uno tenía uno o mas roles claros. Cada uno era responsable de su trabajo.

No creía, y aun no creo, en programadores felices. Si alguien esta muy, pero muy feliz y relax es porque no esta haciendo su trabajo. Sencillamente no puede ser que TOOODOOO le este saliendo bien. Programar es resolver problemas,  y para resolver problemas se pasa mas de una rabieta, lo que amerita un regular gesto o frase de sano desagrado e incomodidad, para que luego venga el merecido eureka de la victoria.

A mi como gerente, y nosotros como empresa, nos valía un cuerno quien era Ud. Nos importaba que,  más que Ud mismo, fuera quien necesitábamos que fuera y como necesitábamos que fuera. Así de simple. No era requerido ser "humilde" ni modesto. Requeríamos en cambio que fuera jodidamente bueno en su trabajo. Competente e inteligente. Ni siquiera nos teníamos que agradar. Bastaba con que pudiéramos trabajar bien y realizar una sana competencia y aprendizaje.

Tiempos mas civilizados.

Ahora.... ahora somos vistos como unos monstruos. Unos tiranos. Unos psicópatas que traumaban a sus desarrolladores y empleados.

En el nuevo management se espera brindar felicidad, paz y armonía. Igualdad a toda costa, incluso forzada y por encima de la justicia.

Mucho cuidado con ofender a alguien. Nadie puede sentirse ofendido, molesto o incomodo por motivo alguno. No existen minorías ni diferencias.

Todos tienen que estar de acuerdo. Hay que ser open-mind, light, tolerante y permisivo, y sentirse orgulloso de serlo. En este nuevo management entender es aceptar. Mucho cuidado con disentir o no estar de acuerdo.

Se debe abundar en eufemismos, nada de verdades directas y crudas. Nada de cagadas, fallas y errores, nada de eso. Lo de moda son puntos de mejora, motivos de superación, sugerencias a tener en cuenta, y otra sarta de frases melosas por el estilo.

El "respeto" a las opiniones, que no a las personas, es la norma. Nada de reglas lógicas y duras. Todo debe ser suave, ligero, plumoso y dulce. Todo es aceptable. Nada es cuestionable. Recuérdelo.

Nada de conflictos. Nada de discusiones honestas. Nada de argumentos inteligentes y con fundamento. No. Todo debe ser un montón de puntos comunes, una suerte de naderías acordadas, todo políticamente correcto y bendecido.

Ni piense en poner objetivos demandantes, presionar y exigir al equipo. No señor. Todo debe ser un por favor, un querer, un nacer, una voluntad, un sueño en proceso, un camino de rosas, el paraíso pues.

Nada de darle zapatazos a la gente. Que eso es de trogloditas y brutos. Conduzca a sus hijos esclavos desarrolladores por un camino de armonía, de paz interior, de superación rosa, que sean fuentes de luz, siempre protegidos, resguardados y bien cuidados. Hábleles bonito, suavecito, despacito como dice la maldita canción, resalte puras bondades, algo menos que genial es inaceptable, todos son grandiosos y merecedores de halagos, pompas y platillos. Todos líderes y emprendedores, visionarios y maravillosos.

No es bien visto el buscar culpables y señalar responsables cuando las cosas vayan mal. Ahora es un todo, un equipo, un trabajo en conjunto, una fuerza unida, una familia bella y grande donde todos, y por lo tanto nadie, somos responsables y felices. ¿Poner el dedo en la llaga? ni sueñe. Todo debe ser bypass, tangencial, rebuscado, refinado, pre-digerido y auto-censurado.

Olvídese de pretender despedir a alguien por incompetencia. Nada más inapropiado. Invierta miles de horas hombres y recursos y búsquele al inepto empleado un lugar donde destacar y auméntele el salario, que bien se lo merece por el esfuerzo. Que lindo.

Ya habrá entendido que se debe premiar el esfuerzo. Nada de resultados y objetivos. El esfuerzo y la intensión es lo que vale.

Abunde en retiros espirituales, celebraciones sociales, festejos, adornos, reuniones y demás florituras de carácter netamente social. No amargue a sus esclavos empleados con asuntos laborales ni con planes de proyectos que nadie quiere seguir. La felicidad del equipo es lo primero.

Haga eco de cuanta frase de moda encuentre. Hable de personalidades, mencione al famoso Steve Jobs mínimo tres veces por charla. No olvide a Bill Gates, a Cohelo, Beyonce, la foto del gatito de moda en internet y a cuanto guru temporal se aparezca.

Evangelice con los términos de moda. El "Agile" es lo máximo, ni hablar del Blockchain, IOT y cuanta verborrea contemporánea y que sea tendencia y esté calentita en el mercado exista. Un punto mas si es new-age, mágica y misteriosa. Olvídese de esos viejos métodos recontra probados y austeros. Use lo fashion. Esté en onda. Sea buena vibra. Relax.

Siga todas esas normas y entenderá como se pasa de ser un equipo reconocido como "Los Nucleares" por su excelente desempeño, a ser conocido como "Los Mulas de Siempre" por tener cagada tras cagada. Perdón. Es la costumbre. Quise decir: Por tener los maravillosos miembros del equipo algunos puntos de mejora que fortalecer para alcanzar sus logros y los de esta gran familia que representamos.

TARADOS!!!






No hay comentarios:

Publicar un comentario